3 razones por las que se puede romper la luna del coche

3 razones por las que se puede romper la luna del coche

Todos los conductores estamos expuestos a sufrir la rotura de la luna de nuestro vehículo y aunque muchas personas piensen que las lunas resisten muchísimo, hay veces que se producen acontecimientos que acaban por romper la luna y tenemos que llevar el coche a un taller de reparación de lunas Coslada.

¿Por qué puede romperse la luna del coche?

Una de las causas por las que puede producirse una grieta en el parabrisas son los impactos de pequeñas piedras que lanzan las ruedas de los vehículos de las carreteras que están en obra o por donde van camiones de obra, los cuales suelen soltar gravilla. Dado que en muchas carreteras se circula a alta velocidad, las piedras pueden impactar en la luna y producir grietas.

Aunque no es muy normal, el frío extremo puede ser la causa de la rotura de las lunas del coche. Los cambios bruscos de temperatura pueden llegar a expandir y contraer el parabrisas de forma continua. En caso de que en el interior del coche haya 20 grados y afuera haya 40 puede ser suficiente como para que se produzca un gran contraste y alguna luna pueda acabar rompiéndose.

Otra de las razones más comunes es el impacto directo, algo que resulta impredecible para el conductor, lo que lo hace difícil de evitar. En este caso, los accidentes contra otros coches son los responsables de muchas de las roturas de las lunas del coche, especialmente la delantera. No hay que olvidarse de los pájaros que pueden impactar contra el parabrisas o cualquier otra clase de animal que pueda cruzar la carretera.